Asociacion Universitas 

Busca en los contenidos de la web

 

jornadas, conferencias y exposiciones

2012

congreso

II Congreso Internacional de Educación: "Es pobible conocer, es posible construir".

23 y 24 de noviembre de 2012

Colegio Internacional J. H. Newman. Avenida de Guadalajara 28-32, Madrid.

 

 

Los días 23 y 24 de noviembre se celebró el II Congreso Internacional de Educación bajo el lema "Es posible conocer, es posible construir", organizado por varias realidades educativas (la Fundación Internacional de Educación, el Colegio Internacional Kolbe, el Colegio Internacional J. H. Newman, la Asociación para la Investigación y la Docencia Universitas, la asociación de profesores ARCYP y otras entidades del ámbito educativo) y dirigido a padres y educadores. En él participaron unas trescientas personas procedentes de distintos centros educativos, ámbitos y países.

El primer día, Ferrán Riera, asesor pedagógico de las Escuelas del Obispado de Vic, y Christopher Bacich, profesor de Historia de un centro neoyorquino, dejaron claro que es posible conseguir que los alumnos se interesen por conocer lo que les rodea y a sí mismos, que es posible suscitar en ellos una sed por la verdad, y que además, es posible en cualquier situación. Ellos, comprometidos consigo mismos y con la realidad social en la que viven, lo hacen posible. Nos devolvieron la energía que muchas veces nos falta para implicarnos y para no renunciar a la tarea. Si para ellos ha sido posible, ¿por qué no puede serlo para cada uno de nosotros?

Marco Bersanelli, catedrático de Astrofísica de la Universitá degli Studi di Milano, nos mostró el método, el cómo. Partió de un hecho: es posible conocer. Nosotros, que somos "un grano de polvo" perdido en el Universo, tenemos la capacidad de conocerlo. Y esto es maravilloso, un misterio que nosotros ni comprendemos ni merecemos. Nos hizo caer en la cuenta del valor que tiene nuestra labor. Nos enseñó la inmensidad del Universo y su grandeza, para acabar diciendo que hay algo más grande que este Universo: el hombre. Afirmó que el hombre es el vértice de la creación de Dios y por tanto los educadores, que nos ocupamos de la realidad humana y de su desarrollo, colaboramos con la creación en su punto más alto. Enseñar es transmitir a los jóvenes lo mejor de lo que la humanidad ha sido capaz de lograr, la conciencia de lo que nosotros somos y de lo que es lo humano. Planteó que el interés que podemos suscitar en nuestros alumnos debe partir del interés y de la admiración que nosotros tenemos ante lo que enseñamos. Ensimismarnos con lo evidente, con lo que ya sabemos, precisamente porque lo podemos conocer y lo conocemos. Nos provocó para que confiáramos en nuestros alumnos, porque ellos necesitan que confiemos en su propia capacidad de juzgar. Nos alentó para no detenernos ante nuestros límites, sino para aprender a relacionarnos con ellos. Nos zarandeó para que buscáramos modos de dar nuestra materia de manera que sea más comprensible para nuestros alumnos y más satisfactoria para nosotros. Insistió en que en la labor de educar no podemos estar solos y concluyó afirmando que el signo de que estamos educando es la alegría como conciencia última de uno mismo. Ésta, dijo, es la verdadera esperanza para el futuro.

Las ponencias que cerraron el congreso plantearon la importancia de mirar a nuestros alumnos tal y como son, así como sus circunstancias para poder educarlos; y nos animaron a aprovechar las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías.


 

<< volver

diseñado por o3