Asociacion Universitas 

Busca en los contenidos de la web

 

  • inicio /
  • jornadas, conferencias y exposiciones

jornadas, conferencias y exposiciones

jornadas, conferencias y exposiciones

presentación de libro

Presentación de los libros "El Sentido Religioso" y "Liberar la razón. El conocimiento universitario y el sentido religioso en confrontación"

 
Por otra parte, Latorre insistió en la importancia que tiene en la actualidad el debate sobre el reduccionismo y los límites de la ciencia: “La ciencia no tiene respuesta para las preguntas sobre el origen y el destino”, dijo al comienzo de su exposición. A renglón seguido, planteó de un modo crítico algunos grandes desafíos que la ciencia moderna y sus avances proponen al recorrido planteado por L. Giussani, fundamentalmente a la premisa del realismo y de la razonabilidad. La mecánica cuántica, por ejemplo, ha puesto encima de la mesa de un modo explícito “la alteración que el proceso de conocer efectúa sobre lo conocido, de forma incontrolable”. A pesar de esta incertidumbre propia de lo microscópico, el profesor Latorre manifestó que en cualquier caso, “conocemos tan bien determinadas leyes (como las de la mecánica cuántica) que nos servimos de ellas y las utilizamos”. A su vez, la indecidibilidad (así como fue planteada por Gödel) y el determinismo suponen un gran desafío para el conocimiento y sus aspiraciones. “Con el determinismo nunca me he sentido cómodo”, dijo sincerándose el científico. Por último, Latorre subrayó la importancia de la exposición de Giussani sobre la moralidad en el conocimiento, tema absolutamente clave para comprender la posición de los hombres ante la ciencia y sus posibilidades, posibilidades que, como la historia ha mostrado, pueden revelarse enemigas del hombre. Finalizando su intervención, Latorre remarcó el carácter necesariamente humilde que todo conocimiento ha de tener: “acceso a pocas verdades y no totales”. Desde luego, la sinceridad de la exposición del profesor Latorre, en ocasiones crítica con el planteamiento de Giussani, permitió vislumbrar la importancia decisiva del recorrido que este último expone en El sentido religioso: el problema de la certeza y de la multiplicidad de los métodos de acceso a la realidad; los prejuicios, el sentimiento y otras formas de incidir en lo conocido; la moralidad como consideración total de los factores en juego, etc.

La pertinencia de estos problemas la puso de relieve el profesor Rovira al preguntarse en primera persona: “¿Qué ha supuesto para mí, para mi investigación y docencia, para mi fe en Cristo, la lectura de este libro?: una mezcla de familiaridad y novedad, una confirmación gozosa de los ideales que me movieron en mis inicios universitarios”. El recorrido personal del profesor Rovira, marcado por el interés profundo que ha guiado sus investigaciones hacia el realismo fenomenológico, le permitió hablar de coincidencia entre el planteamiento de Giussani y las intuiciones e investigaciones que nacieron en torno a un grupo de filósofos que siguió con ímpetu y pasión la dirección marcada por las Investigaciones lógicas de Edmund Husserl: “un deseo de atenerse a lo real y mirarlo con frescura, una refutación de todo subjetivismo, etc.”. “La admiración del hombre por la realidad es conmoción, seducción, es adhesión al objeto, es un dejarle hablar”. Esta sorpresa por el mundo ha conducido a la filosofía a “aprehender cuidadosamente la naturaleza de lo dado, a distinguirlo en sus propiedades esenciales”.

Al mismo tiempo que la filosofía ha custodiado esta sorpresa y asombro por lo dado, ha reflexionado sin cesar acerca de cuáles son los caminos y disposiciones adecuadas para comprender el mundo, para afrontar los grandes interrogantes humanos. En esta línea, el profesor Rovira quiso poner de manifiesto la importancia y significado de la invitación de Giussani a “comparar todo con la experiencia elemental”: “este criterio de juicio que exige pensar por uno mismo y abandonar prejuicios, ¿no supone una vuelta al subjetivismo? ¿No es él mismo arbitrario?”. Ante la hondura y dificultad de estas preguntas, él mismo respondió: “la medida no está puesta por nosotros; son estas exigencias las que nos miden; […] el ímpetu racional de acoger la realidad, el dominio de los instintos, la necesidad de sentido, son todas condiciones de posibilidad del conocer. Para ponerlas en duda, es necesario darlas por hecho y vivir ya dentro de ellas y, por lo tanto, aceptarlas”.

 

<< volver

diseñado por o3